El PSOE se hace eco de las quejas de los usuarios del comedor social de Norte.

Llevan más de un año esperando que el equipo de gobierno le dé una reunión. La concejala socialista, Jemi Sánchez, exige “sensibilidad al PP” y la mejora de un servicios que “tiene numerosas deficiencias”

Ayuntamiento Bienestar Social En Portada Norte Noticias PSOE

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada ha puesto de manifiesto hoy el malestar de los usuarios del comedor social del Distrito Norte. La concejala del PSOE, Jemi Sánchez, avanzó que los usuarios llevan cerca de un año reclamando una reunión con los responsables del PP, “sin que, desde el pasado mes de octubre, se les haya dado respuesta”.

La socialista, quien estuvo acompañada por algunos de los usuarios, se refirió a algunas de las deficiencias de los menús que “se ofrecen a unas 50 personas, siendo en muchos casos la única comida del día que hacen”.

Sánchez añadió que “hablamos de personas que están en una situación difícil y se merecen toda la dignidad del mundo, no solo con un servicio de calidad, sino recibiendo respuesta por parte del equipo de gobierno de Torres Hurtado, quien no se ha dignado a recibirlos, a pesar de las peticiones realizadas a través del registro municipal”.

La socialista explicó que el comedor social de Norte es el único gestionado por el Ayuntamiento, porque, si bien en La Chana hay otro, “es de copago y para personas mayores”. La edil explicó que los usuarios se quejan de la escasez en los platos y la falta de variedad y calidad, motivo por el que los propios usuarios han pedido una cita a los responsables municipales”.

Se da también la circunstancia de que el horario del mismo, de 12:30 a 13:30 del mediodía los días laborales, “deja poco margen de maniobra a estas personas que si tienen una entrevista de trabajo o que hacer gestiones por la mañana, difícilmente pueden ajustarse al horario”. La socialista lamentó además que para el PP “los domingos y festivos estas personas no tengan derecho a una comida digna”.

La socialista pidió al concejal de Bienestar Social, Fernando Egea, que “atienda a los usuarios de un centro que no ha visitado nunca, ni siquiera en campaña para hacerse la foto”. La edil reiteró que “estamos hablando de un derecho reconocido en la Constitución, y un servicio que se tiene que prestar con todas las garantías”.

Por su parte, Rafael Payá, uno de los usuarios, relató que “las personas que acudimos al comedor somos personas normales y corrientes que no hemos tenido suerte en la vida o  que, como en mi caso, después de cotizar más de 30 años la crisis nos ha llevado por delante, y ahora me veo en la tesitura. Somos gente válida que estamos dispuestos a trabajar”.

Payá quien aseveró que han pedido en varias ocasiones una cita al Ayuntamiento se refirió a la escasez de la comida, dándose días que “de primero tenemos garbanzos y de segundo garbanzos”. En este sentido, reiteró la petición de los usuarios de que les concedan una cita “en la que queremos que se nos escuche, porque estamos dispuestos a participar en la confección de los menús, e incluso nos gustaría que el espacio del comedor que tiene un uso diario de dos horas, se nos dejara para poder reunirnos”.

Compartir