336 millones en activos, resultado de la operación de los ‘Panama Papers’.

granadahoy.com
La empresa local comprada en 2014 por sociedades vinculadas a ‘offshore’ de Islas Vírgenes ha ampliado su negocio desde entonces, con su entrada en otras mercantiles de la provincia granadina

Ayuntamiento Economía y Hacienda En Portada

De la operación de venta de importantes negocios en Granada -como el Centro Comercial Serrallo o el edificio Fórum-, que el empresario García Arrabal y el Banco Popular llevaron a cabo en 2014 con dos sociedades luxemburguesas vinculadas a los Papeles de Panamá, ha resultado un negocio inmobiliario en la provincia con 291 millones de euros en activos, y que ha crecido hasta los 336 millones en adquisiciones posteriores.

La empresa que alumbró emblemáticos proyectos como el primer gran recinto comercial y de ocio de la zona Sur de la ciudad, el ambicioso centro de negocios Fórum -con un espectacular restaurante giratorio en su cúspide-, hoteles y viviendas de lujo en la ciudad y la Costa, se llamaba Inversiones Área Sur SL y nació el 22 de diciembre del año 2000, con 1,4 millones de euros de capital social, como un proyecto ligado al empresariado granadino, en especial a la familia García Arrabal.

Esta sociedad (hoy llamada Taler Real Estate SL), que en estos 17 años ha sufrido importantes transformaciones, tenía al cierre de 2016 un capital social de 23 millones de euros y activos por valor de 291 millones. Además, en los dos últimos años ha entrado, con participación mayoritaria o total, en otros negocios de la provincia, que sumarían 336 millones en activos. Ahora bien, los balances de estos negocios no serían positivos, pues suman un resultado negativo en los fondos propios de 12,7 millones de euros.

En el año 2004, entró a formar parte de esta empresa granadina el Banco Popular, a través de una de sus sociedades de capital riesgo, Popular de Participaciones Financieras SA. Esta entidad es la que ha financiado la mayoría de los grandes proyectos constructivos que ideó el empresario granadino. Según la documentación que consta en el sumario del caso Serrallo, en el que Roberto García Arrabal está siendo investigado por supuesta corrupción en connivencia con dirigentes políticos y funcionarios de la ciudad, fue en esos años cuando la firma que él dirigía se hizo con todos los terrenos colindantes a la Ronda Sur y donde después construyó importantes instalaciones como el Centro Comercial Serrallo Plaza, el Hotel Nevada Palace y otros negocios comerciales allí ubicados. Las rentas de estas instalaciones, además de todo el patrimonio de suelos y viviendas acumulado en la provincia, es lo que ahora han heredado los compradores.

La crisis del sector inmobiliario, la enorme deuda financiera, la construcción de otro centro comercial de mayores dimensiones a poca distancia (el Nevada), los pleitos con el poderoso promotor de esa obra (Tomás Olivo) y su imputación en una investigación judicial por la construcción de una discoteca en el Serrallo sobre terrenos destinados a un parque infantil pusieron García Arrabal en una situación muy complicada y en 2014 cierra la operación de venta de una de sus principales empresas.

Poco después vuelve a ser imputado en otro caso de presunta corrupción municipal y es detenido en una operación policial que dio la vuelta a España por afectar también al entonces alcalde, José Torres Hurtado. La documentación incautada en los registros de la Operación Nazarí, ha revelado que el 18 de diciembre de 2014 Hermanos García Arrabal y el Banco Popular vendieron sus dos mitades del negocio a dos empresas creadas unos días antes en Luxemburgo. Esta operación, como informó en exclusiva este periódico el pasado domingo, estuvo vinculada a sociedades y agentes que forman parte de los conocidos como Papeles de Panamá, divulgados en 2016 por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Universal Holding SA y Pride Investments SA, se constituyeron en el Registro Mercantil de Luxemburgo (al que ha tenido acceso Granada Hoy) el 9 de diciembre de 2014 y también comparten domicilio social (el número 6 de rue Heinrich Heine, Luxemburgo), que es una de las direcciones más repetidas en los documentos secretos filtrados. Las sociedades offshore en paraísos fiscales tienen que estar asociadas a un nombre y a una dirección del país del cliente que demanda la apertura de esas firmas opacas. En la documentación de decenas de empresas registradas por el despacho panameño de Mossack Fonseca y otros, aparece como referencia de su origen la misma dirección luxemburguesa, la empresa y el bufete de abogados intermediario que aparecían en la operación de compraventa del Serrallo Plaza y otros edificios y negocios en Granada.

Cabinet d’Avocats Faltz & Felgen es el nombre de ese despacho luxemburgués experto en creación de estructuras societarias offshore, tan aludido en los Papeles de Panamá. Los abogados René Faltz y Thomas Felgen son los directores y administradores de las sociedades compradoras de la empresa de García Arrabal. En los mismos documentos figuran otras empresas detrás de las firmas que adquirieron el negocio del Serrallo en 2014: Luxembourg Offshore Management Company SA (a su vez gestionada por Server Group Europe SA, la sociedad de referencia de decenas de empresas de los Papers de Panamá) y Eraco Ltd., constituida en las Islas Vírgenes por los mismos abogados y que aparece en los documentos panameños dentro de un entramado de sociedades opacas, que se conectan entre sí participadas unas con otras.

En Granada, la sociedad vendida ha continuado su actividad estos años, aunque cambió de nombre y de administradores. Los representantes legales de Taler Real Estate son profesionales que también gestionan o han administrado otras empresas que el Banco Popular controlaba, como la filial de Marina d’Or, que en el mismo año realizó una operación prácticamente idéntica a la de Granada con otras dos firmas luxemburguesas creadas por el mismo bufete.

A pesar de la venta de su 50% a la empresa del Gran Ducado que forma parte de un entramado de sociedades pantalla, el banco que ahora ha sido adquirido por el Santander se quedó con el control de la mercantil granadina. Después de aquella opaca operación de 2014, el Popular afloró en 2016 su participación y los números de Taler Real Estate SL como una de sus sociedades dependientes. Constan unos activos de 291 millones de euros, pero con un cómputo negativo en el total de los fondos propios de la empresa (-8,2 millones de euros).

En su memoria anual de 2016, el Banco Popular especifica que al aplicar la reciente normativa de control, debe incluir en su consolidado a Taler Real Estate SL y a su filiales: Fórum de Negocios del Sur SL, Fórum de Negocios de Granada SL, Fórum de Negocios de Motril SL, Bodegas Señorío de Nevada SL, Arco Organización SL y Las Albaryzas de Otura SL. La entrada de Taler en estas sociedades, que manejan terrenos, viviendas, alquileres, hoteles y una bodega en la provincia, se ha producido entre 2015 y 2016. En alguna de ellas, el Banco Popular (que aportó financiación para algunos proyectos) comparte acciones con otros empresarios locales del mundo de la construcción que formaban parte de esas sociedades originalmente.

Además de estas empresas, que aparecían en las cuentas del Popular al cierre de 2016, tras la operación de compraventa en 2014 Taler Real Estate ha creado media docena de sociedades nuevas. Esta constitución de empresas (Trentis Retail, Nuberos Retail, Mandolina Retail, Andara Retail…) se ha desarrollado sobre todo en los últimos meses, desde el 26 de mayo hasta el pasado octubre. En este tiempo el Santander ha adquirido un ruinoso Banco Popular (en parte por todos los activos tóxicos de sociedades como la granadina Taler) y ha anunciado la venta de parte de ese negocio inmobiliario (el 51%) a una firma internacional, Blackston Real Estate, que se quedará con el control directo.

Compartir