Cuenca destaca el “diálogo” de su gobierno entre críticas de toda la oposición.

ideal.es
El alcalde pasa de puntillas sobre la economía, el metro o el AVE en el debate del estado de la ciudad y centra su discurso la “normalización” que ha supuesto la llegada del PSOE al Ayuntamiento y su apuesta cultural

Ayuntamiento En Portada

Pocos presidentes del gobierno, de una administración autonómica o alcaldes dedican más tiempo a la cultura que a la economía en un debate que repasa la actualidad de su ámbito de actuación. Las cifras, el empleo o las bajadas de impuestos suelen ser tópicos recurrentes en este tipo de citas anuales, en las que también se aprovecha para exponer cuáles serán las medidas de un gobierno a corto o medio plazo. Sin embargo, este jueves no ha sido así. Los 70 millones de deuda a corto plazo que tiene el Ayuntamiento de Granada, el presupuesto prorrogado desde 2015 y un plan de saneamiento por acordar con el resto de grupos políticos han provocado que el alcalde haya dejado la economía para la página 16 –de 20– de un discurso sobre la ciudad basado en tres ejes, la normalidad, el diálogo y la transparencia, y en el que ha dado prioridad a las áreas de Cultura, Deportes o Igualdad antes de entrar en el presente y futuro incierto de la economía municipal.

“Me toca exigir un plus de generosidad a todos los grupos políticos, empezando por el mío, para lograr sacar adelante este documento, básico para poder seguir ejerciendo la política que la ciudadanía necesita”, ha expresado Cuenca cuando se ha referido al plan de saneamiento que están negociando los portavoces de los cinco grupos municipales. El primer edil de Granada ha vuelto a asegurar que la responsabilidad de las medidas que se adopten “debe ser compartida, pensando siempre en el interés general” y ha solicitado la colaboración de la oposición.

Este discurso atípico de Cuenca no ha sido el único matiz particular de un debate sobre el estado de la ciudad, que ha tenido más de tomas de postura propias y de autoreafirmación de cada grupo político en sus tesis que de debate. Cuenca no entró en ningún momento del pleno extraordinario a replicar a los portavoces de la oposición, se limitó a aguantar las críticas, que fueron extensas, en silencio y para cerrar la sesión volvió a esbozar las líneas generales de su primera intervención, reclamando especialmente diálogo y una responsabilidad compartida a los grupos políticos a la hora de adoptar medidas impopulares. “Tomo nota para corregir los errores, pero diálogo ha existido. Nosotros somos ocho concejales y les necesito. Esta ciudad funciona de forma seria, pero les reitero la necesidad de andar juntos”, ha referido Cuenca, que sólo ha obtenido durante el debate el respaldo de su portavoz, Baldomero Oliver. “Nos pusimos al frente de un barco sin rumbo y quien piense que esta situación se resolverá en un abrir y cerrar de ojos está equivocado”, ha afirmado el portavoz municipal.

En frente, una oposición en bloque en la que el primer edil de la ciudad no encuentra ningún aliado. Las dos formaciones alineadas a la izquierda del PSOE en el espectro político (IU y Vamos, Granada) se han reafirmado en la decisión política adoptada en mayo del pasado año para sacar al PP del gobierno de la ciudad, pero criticaron con fuerza la gestión de Cuenca. “Usted prometió levantar alfombras, abrir ventanas, limpiar y airear el Ayuntamiento, pero usted es muy lento. Granada despierta, pero usted parece dormido. Tenemos un alcalde sumiso ante la Junta con mucho selfie y pocas soluciones”, ha asegurado Francisco Puentedura (IU). Marta Gutiérrez (Vamos, Granada) no se ha quedado atrás: “El alcalde sólo defiende los intereses de su partido. Ha continuado el modelo de Ayuntamiento que dejó el PP y siguen confiando en las subidas del IBI a pesar de las profundas desigualdades de los barrios”.

También C’s y el PP han escenificado la distancia existente con el actual equipo de gobierno. Manuel Olivares, portavoz municipal de la formación naranja, ha arrancado su intervención recordando las medidas adoptadas con el PP, los logros obtenidos para Granada durante el año que C’s ‘condicionó’ el gobierno de Torres Hurtado y ha defendido el apoyo al ex alcalde. Luego, ha recordado a Cuenca que está en minoría y le ha pedido que no rompa los consensos firmados; que cumpla la voluntad del pleno y no lo puentee con decretos; y que deje de pensar en sus siglas para pensar en los granadinos. Por su parte, Rocío Díaz (PP) ha vuelto a recordar que su partido es el más votado y con mayor representación en la corporación municipal y le ha dicho al alcalde que Granada “no se merece ser tan poco con usted al frente. Le falta tiempo, ganas e interés y eso se nota. Ustedes no saben gestionar y dejan morir iniciativas”, ha explicado la portavoz popular que ha asegurado que Granada “subsiste por la ciudad, por ser quien es y no por su gestión”.

Compartir