Cuenca: “Si queremos rescatar a Granada, tenemos que sacar adelante un presupuesto para 2017”.

elindependientedegranada.es
Asegura el alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca, que el mayor daño que sufre esta ciudad en el ámbito político es el ‘cortoplacismo’ y defiende que transformarla, sobre todo en el ámbito de la cultura, “tarda años”. “Nosotros estamos poniendo los espartos”, afirma de una manera muy gráfica para explicar el proyecto emprendido para que la cultura sea una seña de identidad. Un reto, como lo es “limpiar el Ayuntamiento”, la responsabilidad que asumió en mayo con su equipo de siete concejales. No es tarea fácil. En ello está. Y según destaca, sin estar pendiente de si puede haber o no una moción de censura.

Ayuntamiento En Portada

Pregunta: ¿Cómo está la relación con Fomento, en qué punto?

Respuesta: Fomento está dándose cuenta que tiene un gran problema aquí, que hasta ahora estaba callado. Y eso se produce porque esta ciudad se está moviendo. Hay una manifestación, hay una mesa por el ferrocarril en la que todo el mundo -empresarios, sindicatos…- está hablando de lo intolerable que es la situación que estamos viviendo. Por lo menos ha tomado conciencia de que tiene que tomar alguna medida, y yo espero respuestas en breve.

Es verdad que creo que ahora es el momento de levantar la voz más si cabe. Porque de lo que se trata es de no conformarnos y de que no vuelvan a marearnos. Espero que reaccione de forma inmediata. Lo que no voy a consentir es que vuelvan a engañarnos; llevan años engañándonos, mintiéndonos literalmente, especialmente los dirigentes que tenían cierta información teóricamente, que son los dirigentes del PP, que han estado engañando a esta ciudad. Tres meses, seis meses…En una situación de caos. Exigimos un compromiso y lo que no nos vale es otra patada hacia adelante. Hace falta definir cómo se va arreglar de forma inmediata y cómo se va a arreglar a futuro.

“Si no se proyecta el soterramiento definitivo estaríamos cercenando la capacidad de desarrollo para los próximos 30 años”

Por eso puse la fórmula de la recuperación del convenio 2008 cuando estuvo aquí el secretario de Estado. Son dos cosas: Uno, tráigame usted los trenes ya, no podemos estar sin conexiones ferroviarias; y segundo, dígame usted cómo va a cumplir con un compromiso imprescindible que es soterrarlo a la entrada por Granada e intentar que sea más competitivo y con mayor capacidad de conexión. Que si es relativamente a medio plazo, yo lo entendería, pero comprométase. La recuperación del convenio de 2008 significa recuperar esa visión de necesidad que tiene Granada, si no una solución sin más y tenemos dos trabajos: recuperar las conexiones de manera inmediata y proyectar un proyecto de futuro para la ciudad que ambicionamos. Si no se proyecta el soterramiento definitivo, estaríamos cercenando la capacidad de desarrollo para los próximos 30 años, porque la única zona por la que se puede desarrollar Granada es la zona del Oeste, del entorno Chana y Bobadilla, sin entrar en la Vega. Aquí no solo estamos para arreglar problemas, también para pensar qué ciudad vamos a dejar.

Hemos conseguido que el Minisiterio de Fomento sea consciente del daño que sufre Granada.

P: ¿No le parece un despropósito que el primer desahucio después de declarar a la ciudad libre de ellos fuese de la Junta?

R: Cuando me llega información de que se está produciendo el lanzamiento de una familia, evidentemente yo me preocupo. Ni nosotros participamos, ni vamos a propiciarlo, ni admitimos que se produzcan lanzamientos sin que Servicios Sociales del Ayuntamiento haya coordinado las actuaciones. Así lo estamos haciendo y creo que hemos logrado un entendimiento con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con los que ahora mismo tenemos una línea de coordinación estupenda.

Mi protesta la traslado a la responsable de Vivienda de la Junta y según lo que me traslada la delegada provincial, aunque era lo previsto, tenía que haberse producido de otra manera. Estaban coordinados los Servicios Sociales, la única cuestión es que es difícil regularizar las viviendas titularidad de la Junta en la zona Norte si no se ordenan este tipo de actuaciones. Según nos dijeron, estos chicos ya se le había ofrecido vivienda y se había establecido un protocolo de actuación pero no se habían avenido.

Yo le exigí a quien toma la decisión, que corresponde al ámbito de gestión de la Junta, que no se diera ningún movimiento más que no estuviera perfectamente coordinado. El hecho de que fuera en agosto con parte de los operativos habituales de vacaciones, aunque estuviera previamente hablado, si hay alguna duda o no están los operativos titulares, o hay alguna descoordinación, ante la más mínima duda, no se produce el lanzamiento. Y les pedí que, hasta que no estuviera todo perfectamente atado, no realizaran ni un movimiento más. Les he dicho que ni una más y estamos estableciendo líneas de coordinación, no porque esté en contra de la regularización de viviendas, no admito patadas en la puerta, ni gente que se meta en viviendas vacías, pero sí tengo que garantizar los derechos, un derecho social, de familias que no tienen vivienda.

No solo no participamos ya en desahucios, sino que hemos conseguido, con el decano, incluso con la Consejería, con la Polícia Nacional, la Policía Local y la Guardia Civil, estamos estableciendo un protocolo que lo que hace con los funcionarios de Justicia es coordinar la información para que los Servicios Sociales administren todos los recursos antes del lanzamiento, de manera que no se produzca ningún lanzamiento hasta que Servicios Sociales no le busque una alternativa. Y eso está teniendo sus resultados. Y en agosto, alguien tomó una decisión que no era la hablada.

P: ¿Cuál es su plan para Cultura y pensando en el compromiso, ya adquirido, de la Capitalidad? 

R: Estamos en un momento oportuno para dar un salto, primero en la conciencia del potencial cultural que tiene esta ciudad y también de ser capaz, tanto interior como exteriormente, de dar un salto en el disfrute de la cultura. Y digo disfrute porque la cultura no es solo un evento, un concierto o un teatro, no es solo eso. La cultura al final es un espacio de reflexión y de pensamiento, y en ese concepto hablaba de interno y externo.

En el interno, yo creo que hay que empezar a usar o poner los espacios culturales y la calle al servicio de la cultura. Nosotros ya estamos propiciando un uso de los espacios que son propios (contenedores, teatros, salas) que tenga como eje fundamental que cualquiera que quiera desarrollar cualquier actividad cultural lo pueda hacer. Y al mismo tiempo propiciar nosotros espacios de disfrute, estamos hablando de cultura, debate, reflexión. Y también que esos espacios sirvan para dar cobertura a una capacidad creativa que tenemos magnífica. Eso es interno.

Y hablo de externo, porque tenemos la posibilidad de ser una referencia, que a lo mejor en algún momento hemos retrocedido, pero todo el mundo entiende que somos una referencia en el ámbito cultural a nivel europeo. Por tanto tenemos que ser capaces de convertir a esta ciudad en un espacio permanente de creación y reflexión cultural.

Y cuando digo permanente es que no vivamos exclusivamente de la Alhambra y las tapas, que nuestra cultura no es solo eso. Nuestra cultura son los miles de chavales que hacen música, con un nivel envidiado por media España; que somos el espacio nacional de creación de teatro más importante, especialmente de teatro para familias, y no lo sabemos, y se hace aquí, son compañías granadinas; que tenemos no solo la capacidad y la necesidad de que la gente venga a disfrutar de agenda de primer nivel y convertir la cultura no solo en una razón de convivencia y de reflexión, sino también en una seña de identidad que genere un atractivo fuera de nuestro término municipal.

El reto del 2031 no pueden ser solo un momento de voluntades e intenciones, tiene que ser algo mucho más comprometido para que influya en la ciudad en próximos años.

“Transformar la ciudad en el ámbito de la cultura tarda años”

Lo primero que estamos haciendo es cambiar la visión y la dinámica establecida desde el Ayuntamiento para poner la cultura en la calle, en manos de la gente, y lo segundo, que sea un tractor de transformación de nuestra economía. La cultura en sí es un espacio de transformación económica. Fíjese hasta qué punto que nosotros tenemos que admitir que tenemos problema económico. Esta ciudad es una ciudad turística y universitaria. En los últimos años los universitarios se están yendo fuera, tenemos que trabajar para que haya aquí localización de empresas y esa vida cultural esté bien conciliada con el resto de la ciudad. Y somos una ciudad de turismo demasiado dependiente de la Alhambra, y eso hace y tenemos que reconocerlo, que la media tiempo de quien nos visita es muy poca, ven la Alhambra y se van. Esa gente viene buscando historia, patrimonio, monumentos, tenemos que darle motivos para que se queden más tiempo y eso debe estar vinculado a nuestra oferta cultural. La construcción de ese proyecto la estamos haciendo en el ámbito económico y social, entendido como el uso de la cultura en manos de la gente. En los últimos años si uno quería ver eventos culturales tenía que guardarse algo de dinero porque había que entrar en los contenedores pagando, y me parece muy bien que haya espectáculos de gran nivel que haya que pagarlos, pero tiene que haber también mucha actividad cultural gratuita.

P: ¿Cómo se traduce ese proyecto de manera inmediata, cómo se lleva a efecto? 

R: Lo inmediato es lo que más nos ha hecho daño. El mayor daño que sufre esta ciudad desde el ámbito político se llama ‘cortoplacismo’. Bueno pero para cuándo; para cuándo llega el legado [se pregunta repitiendo las cuestiones que se le suelen plantear de manera repetida]. Transformar la ciudad, sobre todo en el ámbito de la cultura, tarda años. Nosotros vamos a poner los espartos.

Ya estamos trabajando en la disposición de los espacios públicos, en saber quién crea cultura, quién demanda, dónde no hay actividades, cuál es la posibilidad de acuerdo con compañías para que estén, cómo podemos hacer para que espectáculos de máximo nivel estén en esta ciudad y tengamos una agenda de primer nivel europeo. Ahora estamos en esa fase de diagnóstico y poco a poco intentando que sea la seña de reconocimiento granadina y que la gente sea consciente de lo mucho que tiene esta ciudad.

“A mi no me gusta el proyecto cultural de Málaga, el de los contenedores, porque no es un proyecto cultural, es turístico”

Esto lo digo por una razón, a mi no me gusta el proyecto cultural de Málaga, el de los contenedores; porque no es un proyecto cultural, es turístico. Granada no tiene que tener un proyecto cultural basado en contenedores, donde la gente paga una entrada y entra, eso no es cultura, eso es un espacio expositivo, eso está hecho para el turismo. Lo que digo es que en Granada hay muchísimas razones para venir y disfrutar de una agenda cultural de primer nivel y de lo que se vive en la calle en el ámbito cultural. Y eso lo tenemos que ir construyendo poquito a poco; lo primero es que haya mucha gente que sea consciente de que hay que convertir la cultura en un motor económico y social para que haya mucha gente que se implique. Ahora estamos en el diagnóstico, para que la gente entienda que hay razones para venir y disfrutar de Granada, y que los granadinos se impliquen. Y eso va a tardar tiempo.

CENTRO LORCA
Pregunta: ¿Va a tardar mucho tiempo el Centro Lorca en despegar, ni siquiera le estoy hablando si viene o no el legado?

Respuesta: El Centro Lorca andando está. Ahora mismo uno puede ir y disfrutar de una magnífica exposición sobre Mandelshtam, poeta ruso coetáneo de Federico y que mataron como a Federico, por no pensar como el régimen.

El Centro Lorca nace y se construye con un cometido fundamental y es albergar el alma de Lorca y ahora mismo está desprovisto de ese alma.

Cuando llegué me encontré que había un desencuentro tremendo entre el Ayuntamiento y la titular del legado, que es la familia. Lo que he hecho ha sido tender puentes y cumplir con un compromiso que tiene el Consorcio y que no ejerció el anterior presidente, que es que el legado llegue a Granada.

Eso sí, y lo digo como condición porque muchas veces no se entiende, vaya por delante la auditoría, que es fundamental porque es dinero público y tienen que saber los granadinos en qué se ha gastado, y vaya por delante un nuevo marco de relación mediante un convenio reglado y público, entre la Fundación y el Consorcio, que ahora no existe. Estos pasos se tienen que dar, y evidentemente traer el legado.

Estamos en esa situación, una situación compleja. Estamos abordando la presentación de la auditoría. Está prácticamente terminada, pero los técnicos me han pedido quince días más para concretarla. Y estamos también en la elaboración de un borrador de un convenio entre la Fundación y el Consorcio. Es imprescindible, estaba totalmente roto.

“El anterior concejal quería que el Centro Lorca fuera un teatro y un museo muy bonico, sin el legado de Lorca. Y me niego a aceptar esa situación”

El anterior concejal de Cultura quería que el Centro Lorca fuera un teatro y un museo muy bonico, sin el legado de Lorca. Y me niego a aceptar esa situación. Yo podría estar dándole contenido, como estamos haciendo, que no hemos eludido esa parte de responsabilidad. Pero cómo va a ser lo mismo que el poeta más universal que tiene España, que es granadino, no vaya a ser una de las razones de ese proyecto cultural. Tiene que estar aquí, que para eso hemos construido el centro y puesto dinero. Y por tanto hay que pelear por que esté aquí. Si las cosas siguen su camino, debería ser antes de final de año, sin ningún tipo de dudas.

P: ¿Hay unanimidad en el seno del Consorcio?

R: Sin ningún tipo de duda. Todas las administraciones, el Ministerio también. Está en la misma línea, auditoría, marco de relación entre la Fundación y el Consorcio, y la llegada del legado..

P: ¿Se dio algun paso cuando se declaró BIC el legado en Madrid?

R:-No. En algún momento se planteó hacer alguna actuación. Lo que sí le pedí a consejera que hiciera alguna gestión, de la Consejería al Ministerio, para que informara de en lo que estamos trabajando para que [el legado] esté en Granada. Se le advirtió y avisó [a Madrid].

P: ¿Teme moción de censura?

R: El espacio democrático en el que estamos, en ese nuevo espacio, pero que no solo aquí en el Ayuntamiento, en la Junta de Andalucía, en el Estado, creo que no hay que estar pendiente de posibles movimientos de puertas políticas que generen un cambio de gobierno. Porque ni andaría el Gobierno andaluz, ni el futuro Gobierno si lo teneos en el Estado, porque ya nadie va a gobernar con mayoría absoluta. Por tanto, como nadie va a gobernar con mayoría absoluta, lo que hay que hacer es un gran esfuerzo en materia de comunicación, diálogo y entendimiento, y trazar en base a ese diálogo y entendimiento su proyecto y ejercer de la mejor manera posible su gestión, sin estar pendiente de lo que pueda pasar o de si hay moción de censura o no.

Ese espacio va a estar abierto aquí, en Madrid, en Málaga, en Sevilla, en cualquier sitio y en cualquier momento. Hagan cuentas; en todas las grandes ciudades de Andalucía las cuentas son las que son, por tanto si todo el mundo entendiéramos que se va a dar en cualquier momento, estaríamos casi paralizados.

“No me preocupa ni puedo estar pendiente de si puede haber una moción de censura o no, se paralizaría todo y no estoy dispuesto”

Yo no temo. Yo tengo una responsabilidad con Granada. Tal y como han pasado las cosas, he entrado en el gobierno para,  primero, devolver  la confianza a los granadinos, que se vieron maltratados cuando nos vimos en todos los medios manchados por la corrupción, la confianza se ejerce dando la cara y solucionando los problemas de la gente; y lo segundo, para limpiar el Ayuntamiento. Hemos puesto en marcha las auditorías y estamos contando la situación en la que se encuentra el Ayuntamiento. Alguien me decía el otro día: cada ver que sale el concejal de Economía traslada una mala noticia. No; tenemos la obligación, porque así nos lo dijeron, de contar cómo está el Ayuntamiento, en qué se está gastando el dinero, en qué se lo gastó y en qué se va a gastar. Salir a dar cuentas.

No me preocupa ni puedo estar pendiente de si puede haber una moción de censura o no, se paralizaría todo y no estoy dispuesto a pararlo.

P:Con esa base de entendimiento que ha mencionado, ¿puede haber presupuesto? 

R:Yo lo espero. A ver, ya le hemos dicho a los grupos que tenemos toda la disponibilidad del mundo, estamos empezando a sentarnos en base a una estructura de presupuesto, y que requiere no solo lealtad, sino un compromiso.

Si queremos diseñar un proyecto, si queremos rescatar, que es para lo que estamos aquí, yo hablaba los primeros días: hay que rescatar a Granada. Aquellos primeros días tras vernos salpicados, por culpa de la gestión del PP, salpicados por la corrupción, yo dije que era el momento de rescatar a Granada y ese rescate requiere que nos pongamos de acuerdo y saquemos adelante un proyecto para 2017. Y el primer paso son los presupuestos. Ya hay una base y hay que ir aterrizando con los grupos. Ya le hemos tendido la mano.

Los grupos de la oposición salen hablando del Centro Lorca, del legado… Yo me he reunido hasta tres veces, con todos los grupos, con todos los portavoces, incluso en la comisión especial; con total transparencia y con su compromiso. Entiendo que muchas cosas generan una duda, pero les pido toda la lealtad y el compromiso, y en este caso, en el presupuesto, se la está jugando Granada para 2017

P: ¿Puede ser su gobierno un ejemplo para Pedro Sánchez en La Moncloa?

R: Extrapolar datos y situaciones de un sitio para otro, no lo sé…Pedro Sánchez tiene un matiz diferente. Tiene un grupo de diputados con quien no va a haber manera de entenderse nunca, esa es la diferencia, estoy hablando de los diecinueve independentistas. Esa es la gran diferencia.

Pero sí creo que los futuros gobiernos, en Granada, en Andalucía, en España, se construyen desde el diálogo y sumando. Y el gobierno, sea quien sea, en España, se construye sumando y con voluntades. Pedro Sánchez lo tiene más complicado porque tiene diecinueve con quien creo que de ninguna de las maneras se puede pactar, ni acordar nada. Porque ellos están en una posición de ruptura, cuando eso está en la irrealidad de las necesidades del país, desde mi punto de vista. En un momento en el que hacen falta estrategias conjuntas ellos quieren romper, desgajarse, y eso no lo comparto. Ese es el principal hándicap de Pedro. Conformar acuerdos con determinados grupos lo podría hacer, pero con estos diecinueve no lo va a poder hacer; ni puede, ni debe. Por eso no sirve de ejemplo Granada. Aquí nadie quiere romper esta ciudad.

P: Era consciente de la difícil situación del Ayuntamiento, pero ¿esperaba lo que está saliendo?

R: Hay una gran parte que se parece mucho a lo que esperaba, porque lamentablemente en estos años atrás, he visto… Yo no acabo de llegar, llevo cinco años en el Ayuntamiento y he visto la falta de ideas, la falta de generosidad, una falta de diálogo con la gente, con muchas sombras sobre la gestión y una falta de ambición y de proyecto.

“Lo peor que le puede pasar a una ciudad es la falta de ambición colectiva”

Lo peor que le puede pasar a un político o a una ciudad es la falta de ambición colectiva. Un político tiene que pelear, tiene que dar ‘bocaos’ para tener lo mejor en su ciudad. Y aquí había visto que quien estaba gobernando en estos años atrás, había bajado los brazos y estaba ‘al trán trán’ con un solo objetivo que era mantenerse en el poder. Y no estamos en eso. En política hay que estar para ambicionar, no personalmente, sino colectivamente para tu ciudad. Por qué me voy a conformar con que seamos la capital de los fines de semana. Los miércoles, ¿la gente no come? Por qué tenemos que conformarnos con que, como el botellón no se puede quitar… Mire usted, pues habrá que trabajar para que los chavales menores de 18 año, que van a miles, no estén poniéndose ciegos los fines de semana. ¿Nos conformarnos con que la gente venga a la Alhambra, eche el diíca y se vaya? Qué se puede hacer, pues en eso estamos trabajado. ¿Nos conformamos con la tasa de paro que tenemos?

Lamentablemente no me ha sorprendido en gran parte, porque en estos años había visto lo que me estoy encontrando de la anterior etapa: oscurantismo, falta de ambición, falta de ganas, falta de generosidad y de diálogo. Lamentablemente eso es lo que me he encontrado. Y me da rabia algunas veces cuando me sacan cosas algunos grupos de la oposición que no son ciertas, pero lo entiendo, hay que romper dinámicas y las dinámicas cuesta trabajo romperlas. Todas las semanas hablamos con los grupos de la oposición, con distintos concejales y de distintos temas.

Algunas cosas me han sorprendido más en lo cuantitativo, la deuda; algún procedimiento urbanístico escandaloso. Pero, por desgracia, el anterior equipo de gobierno había usado unas actitudes que nos hacen ahora descubrir que la cosa está como está.

Pregunta: ¿Ha hablado usted alguna vez con su antecesor? 

Respuesta: Lo llamé por teléfono, si sirve la expresión, para saber cómo estaba. Solamente eso. Dejando el marco de su responsabilidad judicial, en el cual no entro, eso lo tienen que decidir los juzgados, entendía que tenía que llamarle; y le llamé. Una llamada personal y nada más.

P: En su equipo de gobierno,  ¿qué está encontrando?

R: Algo que les pido de forma permanente: esfuerzo y vista larga. Y creo que se están dejando la piel en eso. No es fácil. Hay que recomponer todas las áreas. Y para eso horas de dedicación, mucho esfuerzo y vista larga. El ‘cortoplacismo’ le ha hecho mucho daño a esta ciudad. Hay que trabajar el presente, pero evidentemente con vista larga.

Compartir