El Ayuntamiento ve “imprescindible” acogerse a un plan de saneamiento los próximos 5 años.

ideal.es
Requerirá “debatir profundamente” con el resto de grupos políticos “si hay que subir los impuestos” locales, así como “dónde vamos a llevar a cabo los recortes necesarios para ajustar la economía” municipal

Ayuntamiento Economía y Hacienda En Portada

El concejal de Economía de Granada, Baldomero Oliver (PSOE), ha considerado este jueves “imprescindible” que el Ayuntamiento se acoja los próximos cinco años al plan de saneamiento que plantea el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y que requerirá “debatir profundamente” con el resto de grupos políticos “si hay que subir los impuestos” locales, así como “dónde vamos a llevar a cabo los recortes necesarios para ajustar la economía” municipal.

En rueda de prensa para dar cuenta de la liquidación del presupuesto general de 2016, que se ha cerrado con 5,2 millones de euros de resultado negativo, Baldomero Oliver ha indicado que el primer borrador para las cuentas para el próximo año están pendientes de la posibilidad planteada por el Ministerio para acogerse a un fondo de compensación que permitiría al Ayuntamiento de Granada tres años más para amortizar el préstamo del pago a proveedores a cambio de que el Ayuntamiento presente un plan de saneamiento que en cinco años “absorbiera” el remanente negativo de Tesorería, cifrado actualmente en 61,8 millones de euros, con presupuestos municipales con “superávit” durante cinco ejercicios.

“Toca tomar decisiones para alejarnos del abismo”, ha indicado Baldomero Oliver respecto de la situación económica municipal en la que el plan de saneamiento podría “suponer un respiro durante tres años para llevar a cabo los ajustes que necesita este Ayuntamiento” si bien ello requiere de un acuerdo político para tomar “medidas muy duras” y que tendría que ser ejecutado “por dos corporaciones diferentes, posiblemente de diferente signo”.

En este sentido, el edil ha declarado “abierto” el debate sobre si debe haber subida de impuestos locales el cual debería centrarse en su opinión en “cuánto y para qué”.

La presentación de un primer borrador de presupuestos está condicionado también, según ha explicado Baldomero Oliver, por una sentencia judicial que da la razón a la empresa Rober, concesionaria del servicio de autobuses municipales, sobre su asignación de 2015 que obligaría a incorporar unos 3 millones de euros al capítulo de gastos los cuales “vienen como una losa por una mala decisión que en 2015 se adoptó”, además de por la falta de Presupuestos Generales que impide saber qué correspondería al Ayuntamiento de Granada en concepto de participación en los impuestos del Estado.

Sobre estas “incógnitas”, Baldomero Oliver ha indicado que “despejarlas va a significar que vaya a haber o no presupuesto” para 2017 o que, de lo contrario, se vuelva a prorrogar el vigente de 2015.

Sobre la liquidación del presupuesto general del ejercicio 2016, Oliver ha indicado que los 5,2 millones de euros de resultado presupuestario negativo reflejan el “mal endémico y estructural de la economía de este Ayuntamiento” en referencia a que “el nivel de gasto sigue estando muy por encima de la capacidad de ingreso” lo cual “viene ocurriendo de una forma muy significativa desde principios del milenio” sobre todo a partir de 2007.

El presupuesto vuelve a la estabilidad presupuestaria lo que refleja que el Ayuntamiento tiene “capacidad de financiación” en tanto en cuanto los “ingresos no financieros son superiores a los gastos no financieros”. Se cumple además con la deuda pública y la regla de gasto, ha añadido Oliver que ha lamentado el problema derivado de “un nivel de endeudamiento muy alto provocado sobre todo por el plan de pago a proveedores” y que no se pusiera en marcha en los últimos años un plan de ajuste que “hubiera garantizado que las obligaciones financieras hubieran podido ser cubiertas sin ningún problema”.

Si el nivel de endeudamiento máximo permitido es del 110 por ciento, la del Ayuntamiento de Granada se sitúa en el 99,03 por ciento en 2016 periodo en que “no se ha podido realizar ninguna operación financiera a largo plazo” pero sí se han tomado medidas, desde mayo, que han permitido un “resultado esperanzador”, consiguiendo que “el enfermo se encuentre estable, en la UCI pero estable”, ha indicado Oliver.

El mes de enero se ha cerrado situando en 86,9 días de periodo medio de pago a proveedores. Se trabaja, asimismo, para “mejorar la actividad recaudadora” abogando por que no haya más sanciones “pero sí mejor gestión del cobro de esas multas”.

Compartir