El PSOE acusa al gobierno municipal de mercadear con los servicios municipales.

El concejal del PSOE, Eduardo Castillo, lamenta que la política de concesiones del PP “prime solo una visión económica que al final está saliendo cara al Ayuntamiento”. El socialista recuerda el fiasco de la concesión de explotación del pabellón Periodista Antonio Prieto que puede costar a las arcas municipales 1,2 millones de euros, entre otras cosas, “por la falta de control municipal”

Ayuntamiento Economía y Hacienda En Portada

El Grupo Municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada ha denunciado hoy que el equipo de gobierno del PP prime una visión mercantilista de los servicios municipales. El concejal del PSOE, Eduardo Castillo, denunció que “esta visión del PP está causando graves consecuencias económicas a las arcas municipales, así como a la propia prestación de servicios públicos del Ayuntamiento”. En este sentido, se refirió a la situación del pabellón Antonio Prieto cuya explotación por parte de una empresa privada ha resultado “un fiasco que puede costar al propio Consistorio 1,2 millones, después de que la empresa invirtiera 2 millones en las instalación”.

El socialista apuntó que, además de que el Ayuntamiento le haya retirado la explotación tras “acumular impagos por 800.000 euros, hemos conocido estos días que la garantía o fianza de la empresa también está en el aire porque la empresa concesionaria cambió de nombre, lo que dificulta el cobro de 175.000 euros que están depositados en una entidad bancaria”.

Para Castillo, “el modelo del PP nos está llevando a la ruina. El mercadeo con los servicios públicos, mediante concesiones multimillonarias gestionadas con irresponsabilidad por parte de algunas de las empresas concesionarias y con una absoluta falta de control del equipo de Gobierno es un camino que no lleva a ninguna parte, fruto de la especulación y la sobreexplotación que derivan en un perjuicio económico para la ciudad y un perjuicio para los usuarios en la prestación y recepción del servicio público”.

Al respecto, el socialista recordó que “el Grupo Municipal Socialista presentó una moción en el Pleno de enero aprobada con el apoyo de todas las fuerzas políticas de este Ayuntamiento, siendo uno de los puntos del petitum el estudio y evaluación de los mecanismos de control por parte del Ayuntamiento del cumplimiento de las cláusulas de los diferentes contratos suscritos por este Consistorio para el suministro, obras y servicios en la ciudad de Granada”.

El problema, incidió Castillo, es que “el PP está incumpliendo sistemáticamente las mociones aprobadas en pleno, unas 40 desde el inicio del mandato, lo que está desencadenando que esta falta de control tenga grave consecuencias, no solo a nivel económico, sino en la prestación de los servicios que los granadinos reciben”.

Compartir