EL PSOE DE LA CIUDAD LAMENTA QUE EL PP SOLO TENGA CONCEJALES INVESTIGADOS POR LA JUSTICIA EN LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN DE LAS EMPRESAS MUNICIPALES.

El portavoz de la ejecutiva socialista, José María Corpas, entiende que el concejal popular, Juan Antonio Fuentes carece de legitimación ética para sentarse en el Consejo de Administración de EMUCESA, cuando arrastra una doble acusación, tanto por el Caso Serrallo como por el de las presuntas facturas falsas de TG7, mucho más cuando la anterior responsable del canal de televisión, también se encuentra inmersa en el caso de las contrataciones irregulares en el cementerio.

Ayuntamiento En Portada Noticias PSOE

El responsable de Política Municipal del PSOE en la ciudad de Granada y portavoz de la Comisión Ejecutiva local, José María Corpas, ha denunciado “la incapacidad del PP en Granada para eludir la mancha de corrupción que le persigue desde que el 13 de abril de 2016, la UDEF entrase en el Ayuntamiento de Granada como consecuencia de la investigación de la Operación Nazarí”. Para Corpas, “llevamos dos años de escándalos continuos, un carrusel imparable de casos de corrupción a los que el PP es incapaz de hacer frente”.

El portavoz socialista se ha querido referir al caso de las presuntas contrataciones irregulares en la empresa del cementerio, EMUCESA, donde el PSOE de la capital ya está personado, al afirmar que “la salida de la edil María Francés del Consejo de Administración de la empresa con dos investigaciones judiciales en su contra por presuntos delitos de corrupción, y su sustitución por Juan Antonio Fuentes, que llega con otras dos investigaciones judiciales en su contra, no solo es una tomadura de pelo que evidencia hasta qué punto el PP carece de voluntad alguna para renovarse o limpiarse, sino que deja muy clara la incapacidad de los populares para buscar a personas que estén limpias en sus filas y asumir la representación de los intereses de la ciudad en los consejos de administración de las empresas públicas”.

Para Corpas, “escuchar al señor Fuentes dando lecciones de buen comportamiento mientras conocemos, a través de los medios de comunicación, que ha sido llamado a declarar como investigado en la causa que investiga la Fiscalía sobre las presuntas facturas falsas de TG7, es sencillamente una broma de mal gusto. Lo que se va sabiendo del caso de la televisión pública municipal, con un capítulo de gastos desmesurado y fuera de lo contratado, causando un gravísimo perjuicio más a las arcas de la ciudad, convirtiendo a la televisión de todos en un vehículo sectario y partidista, armado con la única finalidad de hacer de penoso altavoz propagandístico del PP, deslegitima al señor Fuentes para representar a nadie, ni en EMUCESA ni en ningún otro lugar. Es más, en este despropósito en el que se ha convertido el PP de Granada, eligen al señor Fuentes para EMUCESA cuando la anterior responsable de la televisión local, es una de las personas presuntamente contratadas por el cementerio que no pisaron la empresa para realizar trabajo alguno para ella, con lo que el concejal del PP se convierte en el vaso que comunica dos de los casos más significativos de la época oscura de los populares en el Ayuntamiento”.

El responsable socialista lamenta que “la situación económica del Ayuntamiento sea tan precaria por culpa de dos factores. Por un lado, la incapacidad manifiesta que el PP ha demostrado durante 13 años para hacer las cuentas bien, y el despilfarro generalizado y el presunto saqueo que se ha hecho en la contabilidad pública por parte de un grupo de personas que se verán señaladas para siempre como las responsables de haber introducido al fantasma de la corrupción en el interior del Consistorio, provocando la crisis institucional más importante de su historia, y todo bajo la batuta de un hombre, Sebastián Pérez que, siendo concejal, Teniente de Alcalde y Presidente del PP en la provincia, ha sido responsable por acción u omisión de cuanto pasaba dentro de la Plaza del Carmen, por mucho que ahora crea que su más que evidente responsabilidad quedará amortizada por el simple hecho de haber perdido la alcaldía en 2016. Más allá de eso, el PP no sólo perdió la alcaldía, sino la legitimación ética para ostentar cualquier cargo público en una ciudad a la que todavía no ha pedido perdón”.

Compartir