El PSOE estudian emprender acciones legales contra la detenciones y los abusos de los revisores de la LAC.

El portavoz del PSOE, Paco Cuenca, denuncia junto a afectados el acoso y la vejación al que son sometidos usuarios del autobús que son multados porque el billete no está debidamente ticado. Señala que son centenares las reclamaciones y denuncias de los usuarios, tanto por el trato que reciben por parte de los controladores municipales, “como por el hecho de que las máquinas fallan, llevan los bonobús recargados y a pensar de eso son tratados como delincuentes”.

Ayuntamiento En Portada Movilidad

El Grupo Municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada ha anunciado hoy que estudia emprender acciones legales contra las detenciones ilegales y los abusos diarios que padecen los usuarios de la LAC por parte de los revisores municipales del transporte público. El portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento, denunció junto a afectados, el trato vejatorio que sufren por parte de los controladores y el acoso al que son sometidos por no llevar el bonobús correctamente ticado. “Creemos que no es legal que los revisores ejerzan la función de un Policía Local y consideremos desproporcionado que se trate a los usuarios como delincuentes, máxime cuando las máquinas expendedoras fallan y no ofrecen las mínimas garantías de accesibilidad”, explicó Cuenca.

El socialista incidió en que la mayoría de las multas impuestas por los revisores de la LAC se producen a personas que tiene su bonobús correctamente cargado, “con lo cual no existe una intención clara de no pagar el autobús, aun así, los usuarios son sometidos a una vergüenza pública, bajados del autobús por revisores que los detienen ilegalmente, e invitados a pagar una multa de 40 euros en el acto”.

“Se la circunstancia”, añadió, que, “las máquinas de ticar fallan con demasiada frecuencia, el sonido no se escucha y no hay manera de comprobar si el viaje ha quedado validado, lo que genera un desamparo incuestionable”, relató Cuenca, quien recordó que hace dos meses el Ayuntamiento aprobó una moción por unanimidad con el objetivo de corregir “estos graves errores que siguen siendo el día a día de los usuarios de la LAC”.

En este sentido, el máximo responsable  apuntó que “raro es el día que algún usuario no se acerca a nuestro grupo municipal indignado para denunciar la situación que ha padecido y el trato vejatorio por parte de revisores que en muchos casos incluso se niegan a dar su número de empleado”.

Para el edil socialista, “esta actitudes parecen que esconden un afán recaudador por parte del equipo de gobierno del PP que es incapaz de cuadrar las cuentas de un sistema de transporte insostenible”. Al respecto, recordó que se están poniendo en torno a unas “300 sanciones al mes, que si se abonan en el momento suponen para las arcas municipales unos ingresos anuales de unos 150.000 euros”.

Por su parte, Enrique Pavés, un usuario que ha presentado una reclamación tras ser multado, denunció “el trato al que fue sometido por los revisores de la LAC, que me hicieron sentirme como un delincuente porque el bonobús no tico bien”. El afectado narró “el esperpento al que fue sometido y como los revisores lo citaron horas más tarde en unas oficinas cerradas para cobrar una multa, sin que además existiera resguardo o papel de denuncia que a día de hoy no he recibido”.

Compartir