La capital arranca a Endesa y Emasagra el compromiso de no cortar luz y agua a familias con dificultades económicas.

elindependientedegranada.es
El protocolo firmado entre el Ayuntamiento y las empresas establece un cauce de comunicación permanente entre los Servicios Sociales municipales y los técnicos de las compañías para evitar que familias en situación de vulnerabilidad se queden sin estos suministros básicos, además de recoger medidas para favorecer las condiciones de pago.

Ayuntamiento Bienestar Social En Portada

El Ayuntamiento de Granada ha firmado un protocolo de colaboración con Endesa y Emasagra que permitirá combatir la pobreza energética en la capital. El compromiso arrancado a las empresas de suministros tiene como principal objetivo evitar los cortes de luz y agua a las familias con dificultades económicas, contando para ello con la intervención de los Servicios Sociales municipales, que desempeñarán un papel crucial de mediación.

Así, el compromiso firmado por el alcalde, Francisco Cuenca, y los responsables de las dos empresas se sustenta, establece la paralización de los cortes de suministro por impago de los recibos cuando los Servicios Sociales trasladen a las empresas de suministro que las familias se encuentran en situación de vulnerabilidad.

En el caso de Endesa, fija además un plazo de 30 días para certificar esta situación, recabar la información y trasladar el cargo al Ayuntamiento; además de la posibilidad de solicitar el fraccionamiento del pago de los recibos en caso de dificultad.

Por parte del Ayuntamiento ha firmado el alcalde; por Endesa, Francisco Arteaga, director general de la compañía para Andalucía y Extremadura, que ha estado acompañado por Antonio Pascual, presidente del consejo territorial de Endesa para ese territorio y de la Fundación Sevillana-Endesa; y por Emasagra, su director gerente, Francisco Sánchez.

La negociación ha sido larga, fundamentalmente con Endesa, y la ha llevado la Concejalía de Derechos Sociales. Su responsable, Jemi Sánchez, ha explicado que este protocolo se enmarca en un plan municipal de lucha contra la pobreza energética para el que ya han encargado un estudio a la Universidad de Granada. Ha hecho especial hincapié en que no se trata únicamente de pagar los recibos sino de un plan de actuación con las familias que incluye también un trabajo de los técnicos para que se dé prioridad, dentro de las posibilidades de la economía familiar, al pago de estos recibos.

En 2015, según sus datos, el Ayuntamiento abonó en concepto de luz y agua un total de 35.500 euros. Para 2016, a falta de diciembre, un mes en el que las bajas temperaturas disparan el suministro, esa cantidad va por 18.000 euros, un descenso que ha atribuido al trabajo que ya se ha puesto en marcha en paralelo a la firma de estos protocolos.

Porque el principal éxito de este compromiso arrancado a las compañías ha sido establecer un cauce de comunicación directo y ágil entre los técnicos municipales y los que se encargan de los cortes, para evitarlos cuando se deriven de la vulnerabilidad económica de los usuarios.

Las empresas ya cuentan con algunas bonificaciones, en el caso de Emasagra por ejemplo reducciones para desempleados, y también este cauce permitirá dar mayor difusión a esas opciones entre los usuarios de los Servicios Sociales.

Según el director general de Endesa para Andalucía y Extremadura, Francisco Arteaga, el convenio firmado en Granada da un paso más respecto a otros protocolos existentes, como el firmado con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, porque “es más avanzado”, al haber logrado “un equilibrio”, adaptando su contenido a la singularidad de la capital granadina.

Aunque la colaboración con el Ayuntamiento “venía de antes”, la firma del convenio permitirá que las familias no pasen “el mal trago” que supone enfrentarse al corte y la posterior reconexión.

Precisamente a la colaboración municipal se ha referido el otro representante de Endesa, Antonio Pascual, que ha incidido en la voluntad de acuerdo del alcalde, asegurando: “Desde que está Paco al frente hemos tenido facilidades y abiertas las puertas; antes, por lo que sea, teníamos alguna dificultad”, mencionando al respecto actuaciones que se llevarán a cabo en iluminación artística en la ciudad.

Por su parte, el director gerente de Emasagra, Francisco Sánchez, ha incidido en que la empresa ha sido “pionera” en la aprobación de medidas de atención social, como las reducciones en el recibo o los fraccionamientos de pago. Ha destacado en ese sentido la ya mencionada reducción para desempleados, del 80 por ciento en la tarifa de los metros cúbicos consumidos.

El alcalde ha agradecido “la sensibilidad” y “conciencia” demostrada por las compañías y su “corresponsabilidad social”.

Bono Social. En su intervención, el director general de Endesa ha aprovechado para defender la posición de la compañía respecto al bono social. Recientemente una sentencia del Supremo, tras un recursos de las eléctricas, ha tumbado el bono social. En su explicación, Arteaga ha asegurado que lo que pretenden es que prevalezca el concepto de “solidaridad”, asegurando que tal y como está ahora concebido “no necesariamente” beneficia a usuarios en situación económica difícil, sino a quienes contratan menor potencia. Lo que se pretende, ha justificado, es que los 80 millones anuales que se dedican al bono social se distribuyan según la “necesidad”, no por “criterios aparentemente objetivos”. La sentencia ha sido recurrida por el Gobierno.
Compartir