MARI CARMEN, EL ROSTRO DEL COMPROMISO.

Hemos quedado por teléfono, pero al encontrarnos en la sede de la Agrupación del Zaidín nos damos cuenta de que nos conocemos. ¿Quién no se conoce en este barrio…?
Limpiadora en paro, ama de casa y socialista de toda la vida, Mª Carmen Fernández Sierra es una mujer luchadora que, pese a ser la militante más moderna de la agrupación, no ha llegado al partido de repente.

Newsletter


Su fuerte vinculación con las asociaciones del barrio, Red de Mujeres y la primitiva Plataforma de Santa Adela, entre otras, le hace conocer a Paco Cuenca allá por 2010. Y en él encontró a una persona implicada y empática. “Los partidos son los partidos, pero sobre todo, son las personas que están dándole la cara a los vecinos y ciudadanos. Encontré en Paco una buena persona y un buen político. En él y en su equipo. Lo bueno se rodea de bueno”.
En estos 8 años, sin un papel que le reconociera como integrante del partido, Mª Carmen no ha dejado de trabajar en, junto y con el PSOE. “Lo que yo quiero para mi ciudad, para mi barrio se lo quiero dar a alguien que lo gestione. Por eso es tan importante ir a votar”.
Ha sido interventora en tres ocasiones, y ha formado parte de las listas de las municipales y del equipo de Paco Cuenca en la agrupación local de Granada, mucho antes de afiliarse. Cuando lo ha hecho, muchos compañeros y compañeras se han sorprendido de que no lo fuera aun. En el PSOE ha encontrado una acogida fantástica, personas cercanas y gente buena que atrae a gente buena.
Mª Carmen vive preocupada por la situación de Santa Adela que considera fue “una bravuconada del PP. Nos creímos que era un buen proyecto y no fue más que una forma de especular. Nos engañaron. Cuando se creó la Plataforma, invitamos a todos los partidos, pero fue solo el PSOE el que se implicó de verdad”. Actualmente, esa plataforma quedó divida en la actual y en la Asociación de Vecinos de Santa Adela, que mantiene tres mesas abiertas, de empleo, de educación y de vivienda, en las que se debate para identificar los problemas del barrio y trabajar para solucionarlos.
Esta mujer activa y luchadora, que cuenta con el total apoyo de su marido y sus hijos, pasa dos tardes a la semana recibiendo a cuantos vecinos se pasan por el local de la agrupación, en la calle Don Bosco, informándolos y actualizando el listado de afiliados. En la agrupación del Zaidín hay más mujeres que hombres, pero “me gustaría que las mujeres del barrio confiáramos más en nosotras, que participáramos más y que fuéramos más visibles”.
En su horizonte está subir el número de militantes en el Zaidín, ver gobernando al PSOE en la ciudad y “ayudar a los vecinos. Es lo que más me preocupa, poder ayudar”.

Compartir