Pasividad municipal en la lucha contra las pintadas.

La concejala del PSOE, María Leyva, recuerda que hay un acuerdo de pleno ratificado en septiembre que no sólo se ciñe a la instalación de cámaras en espacios BIC del Albaicín. Denuncia que el resto de acuerdos “no se han puesto en marcha” y que la capital “sigue padeciendo una plaga que hay que atajar desde el Ayuntamiento”

Ayuntamiento Educación y Salud

La concejala del PSOE, María Leyva, ha denunciado hoy la pasividad municipal en la lucha contra las pintadas que afean multitud de fachadas en toda la capital. La socialista recordó que el pasado septiembre el pleno aprobó por unanimidad una moción que establecía un plan integral para toda la ciudad, “no sólo la instalación de cámaras de vigilancia en edificios BIC del Albaicín, con los que esta lacra también se ha cebado”.

Para la socialista, “al margen de los trámites relacionados con la cámaras del vigilancia en el Albaicín, la pasividad en el resto de medidas contempladas en la moción es más que manifiesta, algo que puede comprobar cualquier persona con tan sólo darse un paseo por Granada”. En este sentido, la edil avanzó que su grupo ha presentado en las Juntas Municipales de Distrito preguntas al equipo de gobierno para “conocer la marcha de los trabajos por barrios, información que ha sido contestada de manera difusa, asunto que denota que para el PP la lucha contra las pintadas no es una prioridad”.

En este sentido, Leyva lamentó que el PP, “ni obligado por la oposición establezca la erradicación de la pintadas como una prioridad de su gobierno, máxime cuando somos una ciudad que vive del turismo y de su imagen”. La concejala del PSOE reconoció que los planes de empleo han servido para que se proceda a la limpieza de algunas fachadas, “una medida puntual que no ataja un problema que se extiende por toda Granada”.

Así, la edil recordó que el plan aprobado por el Ayuntamiento  establecía que la lucha contra las pintadas sería una acción prioritaria del equipo de Gobierno, “haciéndose valer de la policía local para prevenir y sancionar”. También preveía el impulso desde el Ayuntamiento de programas educativos en los centros escolares de la ciudad para que los más pequeños aprecien la diferencia entre arte urbano y pintadas callejeras, “introduciendo parámetros educacionales en los niños y niñas tendentes a concienciar sobre el valor del Patrimonio y la importancia de su conservación”.

Además de las cámaras, añadió la edil, “se incluía un plan de financiación a las comunidades de vecinos para que puedan hacer frente a la limpieza de sus fachadas en caso de que sean objeto de este tipo de ataques, asunto sobre el que el PP no se ha vuelto a manifestar”.

Para concluir, la edil recordó el trabajo de ayuntamientos de otras capitales andaluzas como Sevilla, “donde el Ayuntamiento recaudó en 2014 143.000 euros a través de las 1.191 sanciones contra los responsables de realizar pintadas en las fachadas de la ciudad, datos que contrastan mucho con Granada, donde las sanciones anuales apenas llegan a varias decenas”.

Compartir