Primarias para debatir y contrastar.

José María Rueda Gómez. Secretario General de la Agrupación Local del PSOE de Granada.
Artículo de opinión publicado en elindependientedegranada.es (21/03/2017)

En Portada Tribuna de Opinión

Las primarias no son otra cosa que un proceso plenamente democrático, plenamente participativo, plenamente enriquecedor y plenamente libre. No son concebibles, ni siquiera defendibles, desde ninguna otra perspectiva.

Un proceso que los y las socialistas debemos vivir con orgullo, sin ningún complejo ante nadie. Incluso proponiendo, como hemos hecho desde la Agrupación de Granada, a los Órganos Federales mecanismos de mejora constante de su carácter limpio y competitivo. Un proceso, en el que fuimos pioneros y en el que queremos reconocernos ahora y siempre, porque esa es una de las funciones principales de los partidos políticos, canalizar la participación de la gente en torno a unas ideas y unos valores, y seleccionar democráticamente las Candidaturas, las internas y las electorales.

Por eso quiero invitar a que vivamos este proceso con alegría, sin aprioris y con convicción. Porque confiamos en la capacidad de pensamiento y de decisión de la militancia; como siempre hemos confiado en su capacidad de trabajo y de su gran aportacion para ganar elecciones.  Porque estamos firmemente convencidos de que el mejor resultado político posible, no puede ser otro que la suma de todas las voluntades, de todas las aspiraciones y de todas las inteligencias individuales, de quienes libremente renunciamos a un % de libertad individual, para cederlo a la libertad colectiva de una organización, que es nuestra organización, nuestro instrumento de participación y nuestro instrumento de cambio social. Un partido al que todos y todas queremos fuerte, útil para la gente y ganador, lo que no quita que seamos reflexivos y analicemos las causas cuando perdemos, que las hay y son muchas y complejas.

Y justamente, porque usamos nuestra inteligencia colectiva, y porque estamos en la calle y con la gente, vemos y escuchamos a diario,  que al socialismo, a la izquierda se nos exige más. Tenemos una concepción más exigente, menos conformista, de la democracia, de la justicia, de la libertad. En este tiempo vertiginoso y cambiante, en este siglo XXI, es una exigencia para la izquierda el ver, palpar y compartir la necesidad de más y mejor democracia.

Lo que significa votar libremente, por supuesto. Pero también debatir sin miedo,  contrastar posiciones,  propuestas y documentos, porque no todos dicen lo mismo,  hay matices, hay prioridades, hay diferencias estratégicas, dentro de unos principios naturalmente comunes y centenarios.

Es también facilitar toda la información y permitir la máxima difusión de las ideas, Y, por supuesto, es exigir que las Agrupaciones y Sedes del Partido acojan debates y reuniones de tod@s aquell@s que quieran decir algo. Es querer construir colectivamente, con todas las garantías de sana y noble competencia democrática.

En definitiva, porque nos lo exige la sociedad y la gente a la que representamos, tenemos que atrevernos a más democracia, como dijo una gran persona, luchadora y ejemplar. Que no era ningún melancólico, ni ningún populista, ni tampoco era ningún peligroso asambleario. Sino que fue un gran socialista, Willy Brandt;  un extraordinario representante del Socialismo que queremos que vuelva, porque transformó el mundo. Un magnífico ejemplo del pasado que queremos reivindicar con orgullo, porque encarnó la  izquierda que cambió la vida de la gente;  porque sin renunciar a administrar, incluso con pragmatismo, el presente, supo conjugar los elementos prácticos y morales de la política, para saber la meta que había que alcanzar.

Creo honestamente que de eso se trata en las primarias. Y también afirmo, categóricamente, que eso no tiene nada que ver con estar ni lejanamente acomplejado.

Compartir
Etiquetas