Responsabilidad Municipal.

José María Rueda Gómez. Secretario general del PSOE de Granada.
Artículo de Opinión publicado en Ideal (14/11/16)

Tribuna de Opinión

La apelación a la responsabilidad en la actual situación por la que atraviesa el Ayuntamiento de Granada, lejos de constituir un llamamiento a los partidos políticos que apoyaron la investidura del socialista Francisco Cuenca como alcalde para que abandonen sus principios o sus líneas estratégicas, se convierte, más bien, en un ejercicio de compromiso cívico con la ciudad y sus habitantes.  Nunca unas circunstancias excepcionales, como las que se produjeron en nuestra ciudad en las fechas previas al 5 de mayo, abrieron tantas expectativas de cambio y regeneración, y residenciaron en l@s 16 concejales de los, entonces, grupos de la oposición, la responsabilidad de desarrollar aquéllas.

La coyuntura del momento, cierto es, hace obligado solicitar de Ciudadanos, Vamos Granada e IU, un esfuerzo generoso para intentar sacar a Granada del agujero en que se encuentra sumida tras 13 años de gobierno del PP, contribuyendo a la aprobación de las Ordenanzas fiscales y del Presupuesto para el próximo año. Elementos imprescindibles para, mínimamente, poder funcionar. Y más si cabe, cuando el gobierno de la ciudad se sostiene en sólo 8 concejales, por decisión de los 3 Partidos mencionados. Pero no es sólo la capacidad de funcionar lo que está en juego en el debate económico municipal. También la necesidad de lanzar a la ciudadanía el mensaje de que más allá de desalojar al PP del poder, lo que entonces constituía un imperativo moral, l@s 16 concejales que eligieron alcalde a Cuenca tenían y tienen la firme convicción de que se puede gobernar Granada de otra manera. Con transparencia y sin altanería. Con diálogo y sin imposiciones. Con equidad y sin agravios. Y denunciando la gravísima corrupción y pésima gestión de los intereses generales con que gobernó el PP, no como excusa, sino como exigencia de no impunidad. Ahí creo que está la clave del asunto.

Permitir que un gobierno de 8 concejales disponga de las herramientas que permiten esbozar y desarrollar políticas públicas para nada es otorgar un cheque en blanco, más bien es desatascar el camino por el que, luego, transitar, necesariamente (aritmética obliga) con diálogo y acuerdos. Pero si no se desatasca, no hay camino que recorrer. Y la votación plenaria del 5 de mayo marca el inicio de un camino que ha de recorrer, en solitario, el PSOE, pero provisto, al menos, del calzado adecuado. Si no, no hay posibilidad de hacer el camino, y será entonces, cuando quienes niegan el calzado tendrán que explicarse, cara a cara, con la ciudadanía que, a día de hoy,  aún mantiene viva la llama de la esperanza del cambio y la regeneración.

A nadie se le escapa, a mí desde luego no, el complejo contexto político en el que se han desarrollado estos 6 primeros meses del nuevo gobierno municipal. Alguien dijo que Granada podría ser el lugar de España donde poner en práctica la “nueva política”, es decir, el gobernar sin mayorías absolutas, ni siquiera amplias, lo que obligaría a experimentar fórmulas de acuerdos trasversales o diversas combinaciones de votos favorables  y abstenciones para posibilitar la adopción de según que acuerdos plenarios. Puede ser, no es fácil, pero estamos a tiempo, si todas las partes aplican altura de miras, generosidad política y , sobre todo, ponen a Granada y el arreglo de la ruinosa situación heredada, en primer lugar. Se trata de arrimar el hombro y empujar un poco en el mismo sentido.

Pero desde luego, si no se deja de lado el interés partidista o la prevalencia, por otro lado legítima,  de la propia estrategia política, y se insiste en impedir el facilitar las mínimas herramientas de funcionamiento de un mastodonte, como es el ayuntamiento de Granada, nadie pude pretender el alargamiento de una situación que será insostenible desde todos los puntos de vista. Y, en ese caso, no cabrá lugar al lamento, sino a la pura y dura asunción de responsabilidad política y ciudadana,  por omisión, de quien lo provoque.

Compartir
Etiquetas