Una inspección desvela que el PP permitía contratos irregulares en la Escuela de Flamenco y obliga ahora a hacerlos fijos.

elindependientedegranada.es
El Ayuntamiento tendrá que abonar una sanción de 105.243 euros. El pago de esta cantidad y la situación generada en el seno de la empresa municipal pueden “poner en peligro” la continuidad de este centro, según el portavoz del gobierno, Baldomero Oliver.

Ayuntamiento Distritos Economía y Hacienda En Portada Norte
El Ayuntamiento de Granada tendrá que abonar una sanción de 105.243 euros tras una inspección de trabajo en la Escuela Municipal de Flamenco donde la empresa pública Granada Eventos Globales S.A. (Gegsa) no había dado de alta en la Seguridad Social “a unos trabajadores a los que el PP tenía como falsos autónomos según el inspector de trabajo”.
Así lo ha indicado el portavoz del equipo de gobierno municipal, Baldomero Oliver (PSOE), quien ha informado en rueda de prensa de esta situación notificada a través de la Inspección de Trabajo que “puede tener consecuencias muy graves” tras la advertencia del Ministerio de Hacienda a los ayuntamientos sobre el futuro de las empresas públicas con pérdidas.
Desde el Ayuntamiento de Granada, que va a recurrir la sanción ante la Inspección de Trabajo, “buscamos una solución a esta situación que ha creado el PP” y que puede poner “en peligro” a la Escuela de Flamenco, puesta en marcha en 2010, y a la empresa municipal que la ha dirigido con una encomienda de gestión desde 2011, ha informado el también concejal de Economía.
Como actuación de oficio, la Inspección de Trabajo ha dispuesto que a los cinco trabajadores que estaban contratados, en labores de docencia, como autónomos “se les da de alta como personal laboral indefinido a tiempo parcial en Gegsa”, ha añadido Oliver que ha encuadrado este caso en las consecuencias de “cuatro años de piratería laboral del PP” cuyos concejales en su opinión eran “unos fieras gestionando la cosa pública”.
“La relación que Gegsa mantenía con estos trabajadores encubría un contrato laboral”, ha explicado el edil socialista ateniéndose a lo que ha reseñado el inspector de Trabajo acerca de unas contrataciones que se hicieron desde 2011 en “unas circunstancias absolutamente inapropiadas” que para Oliver eran de “semiesclavitud”.
Era un “fraude de ley” pues no cobraban horas extraordinarias, y no tenían reguladas vacaciones ni estaban vinculados a convenio colectivo pero sí contaron, en sus servicios por horas, con un “elemento de retribución que respondía a criterios también propios de un contrato laboral”, ha indicado el portavoz subrayando que la inspección de trabajo se produce el 9 de junio poco después de llegar el PSOE al equipo de gobierno municipal.
La concejal de Cultura de Granada, María de Leyva, ha lanzado tras el anuncio que la Escuela de Flamenco “se mantiene viva” en un mensaje de tranquilidad a las familias de los alumnos.
Se resolverán las matriculaciones en paralelo a las labores para buscar “soluciones para garantizar la Escuela de flamenco pero con un nuevo modelo de gestión”, ha añadido De Leyva.
Compartir