El Plan Albayzín no resuelve los problemas de sus barrios 3275507213_3026ec4b71El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada ha presentado esta mañana las alegaciones al Plan de Reforma Especial de Protección y Reforma Interior del Albaycín y Sacromonte. El documento aportado por los socialista apuesta por incentivar el uso residencial del barrio a través de cuatro bloques de alegaciones que intenta contrarrestar el abandono al que ha estado sometido el Albaycín en los últimos años, hecho que ha supuesto una pérdida de población situada en torno al 70%. En este sentido, la portavoz de los socialistas en el Consistorio, Carmen García Raya, mostró su rechazo al plan presentado por el equipo de gobierno del PP “ya que el documento supone una pérdida de oportunidad para solucionar los verdaderos problemas del barrio, pues ninguna de las medidas aprobadas por los populares buscan mejorar los servicios, la vivienda, los equipamientos, la seguridad y los paisajes urbanos”.

Para García Raya, “el Albaycín es mucho más que el parque temático que el PP pretende con la aprobación del plan. El documento tiene que ser más global y no centrarse sólo en la vertiente del ladrillo. Este alcalde parece olvidarse de su lema de campaña una Granada para vivir, convivir y exhibir”.

Por su parte, el responsable del PSOE en temas de Urbanismo, José María Rueda, explicó que además de la alegaciones propiamente dichas, los socialistas han incluido la alegaciones que se plantearon al nuevo PGOU que está en trámites de adaptación a la LOUA “porque no consideramos que el Albaycín no es gueto y por lo tanto tiene también que ser considerado dentro del conjunto de la ciudad”. El concejal detalló que las alegaciones del PSOE se han dividido en cuatro bloques: actividad hotelera, vivienda, movilidad y accesibilidad, y método de intervención. Para los socialistas destacan las alegaciones relativas a vivienda. Precisó que las alegaciones apuestan por el aumento del número de viviendas de protección oficial. En este sentido, Rueda propuso que se elabore un registro de viviendas en ruina y que sean expropiadas por el Ayuntamiento para que entidades como la Oficina de Rehabilitación del Albaycín actúen en ellas.

Respecto al vial del Sacromonte, el edil mostró su oposición basada en la necesidad de una actuación integral y global que ofrezca soluciones al problema de la movilidad, criterios que motivan también la alegación respectiva a la calle San Juan de los Reyes “donde la alternativa no está en el cambio de sentido sino en la disposición un proyecto ambicioso de transporte público que favorezca la llegada al barrio sin fomentar el uso de transporte privado”.

En otro orden de cosas, Rueda apuntó su apoyo a la construcción de un ascensor que conecte la calle Elvira con Zenete en el área de actuación número 27, proyecto que a juicio del edil “mejoraría la accesibilidad de esta zona del bajo Albaycín”.

Respecto a los hoteles, los socialistas proponen quitar la catalogación de residencial singular/hotel al colegio de la Presentación y al actual reformatorio de San Miguel Alto y mantener su calificación de equipamientos para determinar en un futuro las necesidades de la zona. También rechazan el mismo uso de la antigua fábrica Fajalauza de modo que instan al Ayuntamiento que permita el uso comercial y residencial “porque la gente que vive en el barrio tienen que tener donde comprar y donde vivir”.

En referencia a los futuros aparcamientos, Rueda descartó la propuesta del colegio La Presentación y abogó porque se definan más los otros proyectos existentes con número de plazas y modo de gestión. En conclusión, el concejal matizó que sus propuestas apuestan por un crecimiento hotelero contenido, un plan de movilidad integral y una puesta en valor de la viviendas abandonadas”.

Por su parte, la responsable socialista del Albaycín y Sacromonte, Virginia Martínez, criticó la escasa participación ciudadana que ha acompañado a la elaboración del documento que fue presentado por la responsable de Urbanismo, Isabel Nieto, “a los vecinos en 30 minutos sin tener en consideración ninguna de las opiniones que pudieran tener los residentes del barrio”. Martínez tildó de “burla a la participación ciudadana” la actitud del PP y criticó que “no se hubiera incluido en el plan ninguna demanda de los vecinos”.

Apuntó además que el 20% de la población del barrio es mayor de 65 años y que, en ningún caso, el documento aborda o solventa los problemas de accesibilidad.