El PSOE critica la arbitrariedad en la nueva situación de las fiestas de barrio 7092784387_44d0e4667cLa concejala del PSOE, responsable de Participación Ciudadana, ha denunciado hoy que el equipo de gobierno del PP ha dejado en manos de la arbitrariedad la nueva fórmula de gestión de las fiestas de barrio. Así, el propio alcalde, José Torres Hurtado, informó a los responsables vecinales que “se estudiaría cada caso para, cobrar o no, la prestación de servicios como policía local, limpieza, alumbrado y ocupación de vía pública”.

Muñoz destacó que se da la circunstancia de que, el pasado fin de semana, la asociación de vecinos Sagrario Centro ha celebrado sus fiestas y ha tenido instalada una carpa en la plaza Bib-Rambla. La edil reclamó a los populares que explique y muestren las facturas cobradas por limpieza, ocupación de vía pública, alumbrado y policía local al presidente de la citada asociación, hermano del vicepresidente de la Diputación y ex concejal del Ayuntamiento de Granada, José María Guadalupe.

La socialista anunció además que su grupo municipal presentará al próximo pleno una moción para que los costes por recibir servicios municipales para las fiestas de barrio sean regulados y no queden al arbitraje de la decisión los populares.

Por otro lado, Muñoz apuntó que “puedo entender que los barrios tengan que hacer esfuerzos y ajustarse el cinturón en estos tiempos de crisis, pero poner en peligro estas fiestas, puede suponer graves pérdidas económicas para los barrios y para todo lo que se mueve alrededor, bares, feriantes, etc”.

“Hay barrios en los que sus fiestas forman parte de  su indiosincracia y su  historia. Aniquilarlas supondría lo que a Granada sería quitarle el Corpus. Tenemos ejemplos como el Zaidín, la Chana o el Sacromonte, por lo que si bien respetamos la decisión de aquellas colectivos vecinales que atiendo a la llamada del alcalde hayan desistido de celebrar las suyas, nos hacemos eco del malestar de asociaciones que se resisten a perder esa seña de identidad”, afirmó.

Para concluir, la socialista se refirió a las fiestas del Zaidín y al festival Rock que ha pasado de recibir una subvención de 60.000 euros hace unos años “a cero pesetas en esta edición, lo que supone una pena de muerte para el festival más importantes de estas características de España”. “El alcalde quería cargarse este evento porque no le gusta y no ha parado hasta que lo ha conseguido”, puntualizó.