El PSOE defiende las medidas de empleo de Zapatero y Chaves en su asamblea local 3130746300_4423f0560eMás de trescientos militantes participaron en la asamblea local que el PSOE de Granada ha celebrado esta mañana con el objeto, entre otros asuntos, de establecer estrategias de acción política para paliar los efectos en el empleo que la crisis económica internacional está generando entre los granadinos.

El Secretario General de los socialistas en la capital, José María Rueda, lamentó durante su intervención que los populares prefieran convocar manifestaciones al respecto en vez de acogerse a los planes de ayudas de Zapatero y Chaves, que destinarán unos 8.000 millones de euros a los Ayuntamientos para la creación de puestos de trabajo.

Rueda recordó que el Partido Popular en Granada que “tan solidario es con los parados de la capital ha dejado pasar la oportunidad de acogerse a ayudas de la Junta que habrían propiciado la contratación directa de 50 personas, lo que denota el poco respeto que les dispensa, usándolos sólo como elemento para provocar confrontación”. Frente a la actitud de los populares, el secretario del PSOE apuntó la diligencia de su partido que pone sobre la mesa soluciones y propuestas sin dejarse llevar por “colores y clientelismos”.

En este sentido, destacó la labor que está realizando el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Granada que cada semana visita un barrio para conocer las necesidades de los granadinos y diseñar políticas de acción que puedan resolver sus problemas. En este apartado, anunció la decisión de abrir sedes del PSOE en algunos barrios para que la relación entre los granadinos y los socialistas sea más directa a fin de abordar las necesidades de la ciudadanía desde su punto de vista.

La asamblea sirvió también para que la portavoz del grupo municipal socialista, Carmen García Raya, explicara a la militancia los ejes de acción de los nueve concejales que conforman su grupo “con un modelo de ciudad que va más allá del rédito electoralista”. Al respecto, criticó la política del gobierno municipal de José Torres Hurtado cuyo eje central es “sacar dinero de donde sea, al precio que sea, sin un proyecto para Granada que valla más allá de plantar macetas o hacer caja”. Un planteamiento, a su juicio, que impide que el crecimiento de la capital sea sostenible.

Como contrapunto a la falta de propuestas de los populares, García Raya abogó por el apoyo incondicional a sectores estratégicos de la ciudad como son el turismo, el comercio y la cultura “todos ellos maltratados y amenazados por la nefasta gestión popular”. En este sentido, recordó las trabas puestas desde el equipo de gobierno al Palacio de Congresos con la venta del parking, a los vuelos de bajo coste y añadió la falta de un programa cultural estable para el teatro Isabel la Católica.