El PSOE insiste en el "dudoso gusto" del nuevo pavimento de la Alcaicería 3198070187_ba88c11f11El Grupo Municipal Socialista mantiene su disconformidad con el nuevo pavimento que el equipo del gobierno del PP ha elegido para la rehabilitación de la Alcaicería. Para la portavoz, Carmen García Raya, más allá de los criterios técnicos, “consideramos que no es el suelo más adecuado para el entorno que se está recuperando, ya que rompe con la imagen típica de un lugar tan emblemático y turístico como es este”.

García Raya apuntó que el nuevo pavimento es de “dudoso gusto” y supone “una pérdida del encanto del antiguo mercado de la seda”. La portavoz socialista criticó que los populares hayan dejado pasar la oportunidad de “hacer una reforma basándose en el empedrado tradicional, echando mano de los grandes artesanos que tiene nuestra ciudad”.

Lamentó que desde el Ayuntamiento no se apueste por la recuperación y puesta en valor “de algo tan típico granadino como es el empedrado, que por desgracia está desapareciendo”. En este sentido, la socialista criticó que el gobierno municipal haya emprendido una actuación que puede herir muchas sensibilidades sin contar con la opinión de comerciantes y artesanos, que “tanto tienen que decir en este sentido”. “Se podía haber apostado por recuperar un empedrado real, por el contrario el PP considera más adecuado las grandes losas de granito muchos más baratas. Ellos tendrán sus razones y los técnicos también, pero nosotros creemos que se hace un gran daño a la imagen de un entorno tan sensible como este. La postal típica desaparece y con eso no podemos comulgar”.

García Raya ha mantenido conversaciones con los comerciantes y vecinos de la zona encontrando desacuerdo y malestar con el cambio de pavimento. La socialista apuntó que si bien la intervención cuenta con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio y la Comisión del Plan Centro se podría haber apostado por otro tipo de intervención más conservacionista que respetara el empedrado, al margen de que el proyecto de los populares cuente con el beneplácito de la legalidad.

Así puso en entredicho el argumento dado por Torres Hurtado, sobre que el nuevo pavimento elegido es una reproducción del suelo antiguo que se puso tras el incendio de la Alcaicería, ya que estas declaraciones no se ajustan del todo a la realidad.
Por esa regla de tres, afirmó García Raya, en la intervención de Gran Vía o de Alhóndiga se tenía que haber apostado por otro tipo de suelo pero “como podemos comprobar no ha sido así”. La socialista recordó que hay proyectos en la ciudad que han contado con todos los permisos y que una vez finalizados, como es el caso de la Muralla de San Miguel, se ha comprobado que no eran los más funcionales o adecuados para el entorno. En este sentido, defendió la denuncia de los socialistas que han llamado la atención del gobierno municipal al inicio de la actuación a fin de que no haya que lamentar más adelante decisiones inadecuadas.