El PSOE pide al alcalde Luis Salvador que, si no es capaz de gobernar, “dé un paso a un lado y se marche” Ana-Muñoz-1024x768
Ana Muñoz

La concejala Ana Muñoz ha lamentado la “imagen tan penosa que este equipo de desgobierno” está dando de Granada, ahuyentando inversión y centrando el debate en sillones y sueldos 74 días después del Pleno de Investidura.

“La situación de este ayuntamiento es cada día más preocupante”. Así ha empezado su comparecencia ante los medios de comunicación la número dos del Grupo Municipal Socialista, Ana Muñoz, quien ha manifestado “estar todavía conmocionada tras la esperpéntica rueda de prensa de ayer de un Luis Salvador al que le viene grande ser alcalde de Granada”.

Para Muñoz, “nadie que haga de la mentira su bandera puede ser alcalde de Granada, y decir Salvador miente no es algo que se invente el PSOE, sino que ha salido ya de la boca de representantes tanto del PP como de VOX. Así que, cuando tenemos a un alcalde en el que no confían ni sus compañeros de viaje, cómo va a poder la ciudad fiarse de él. Con este escenario, el ridículo no puede ser más grande 74 días después de iniciar un mandato que, desde el primer momento está presidido por lconstantes recelos entre los socios de gobierno y VOX, que apoyó al alcalde en la investidura. Lo que estamos viviendo estos meses es un reflejo de lo que ya dijeron las urnas el pasado 26 de mayo: nii Salvador ni Pérez eran de confianza y por eso perdieron estrepitosamente las elecciones municipales”.

La responsable socialista ha lamentado que “en 74 días no sepamos nada de lo que PP y Ciudadanos quieren para Granada. Aquí solo se habla de trapos sucios, de sillones y de subida de sueldos, y por desgracia nada de futuro de una ciudad que ha perdido el crédito logrado en los últimos 3 años. La imagen ofrecida ayer por Salvador fue la de un alcalde paralizado, acorralado, sobrepasado e incapacitado para tomar decisión alguna, volviendo a someter su opinión a la tutela de Madrid, los verdaderos jefes de un alcalde sin criterio. Granada no merece ser tutelada por Madrid ni por Sevilla, está claro que con Sebastián Pérez y Luis Salvador, Granada ha perdido su voz y su autonomía política. Han regalado Granada a Madrid”.

En esas circunstancias, Muñoz ha pedido a Salvador que “para tener a la ciudad paralizada, sin proyecto, con un gobierno en constante crisis, sometido a una inestabilidad tan grave que nos hace perder oportunidades como la del World Padel Tour, y con ella millones de euros para Granada y empleos, es mejor que el alcalde dé un paso a un lado y deje una puesto que le viene enorme. Hasta ahora, de lo único que ha sido capaz es de hacer un ridículo tras otro, junto a su socio, demostrando que su gobierno es muy poco serio, un gobierno que más parece de cachondeo o una broma pesada, y deje paso a quien ganó las elecciones, a quien tiene un proyecto de ciudad y a quien cuenta con la experiencia necesaria para asumir la gestión de un ayuntamiento como el granadino, que no es otro que el equipo de Paco Cuenca”.

La concejala socialista ha criticado que Salvador, tal y como él mismo manifestó, “solo piense en las 54.000 personas que apoyaron un presunto gobierno del cambio el pasado 26 de mayo, olvidando que un alcalde debe gobernar para las 250.000 personas que habitan esta ciudad. Quien piensa así no está legitimado para ser alcalde y este Gobierno de la Vergüenza ha dejado ya muy claro en numerosas ocasiones su manifiesta incapacidad para dirigir a una ciudad como Granada”.

Soterramiento y Marea Amarilla

La portavoz socialista se ha detenido en lo que, a su juicio, es una prueba más de la incapacidad del tándem Pérez – Salvador. Para la socialista “la negativa del Gobierno de la Vergüenza a convocar la Mesa del Ferrocarril evidencia la merma en la calidad de vida democrática de Granada desde el pasado 14 de junio. La obra del soterramiento de la entrada del AVE por la Chana y la Rosaleda será, posiblemente la obra más importante de este siglo en Granada. Lo natural es que un proyecto de ese calado cuente con la opinión y el consenso de los principales sectores sociales y económicos de la ciudad, a los que Salvador y Pérez acusan de estar manipulados, faltando el respeto a la ciudadanía”. Para Muñoz, “es posible que esto se deba al cambio de opinión del alcalde sobre cómo debe financiarse la obra, pues hasta hace menos de un año, Ciudadanos y PP eran firmes defensores de que estuviese participada por Gobierno Central, Junta y Ayuntamiento. Pero claro, eran otros tiempos, ya que ahora, el gobierno andaluz está en manos de sus amigos y, Salvador y Pérez prefieren comportarse como asalariados de la Junta antes de defender el interés general de Granada y apoyar un proyecto que contaba con todo el consenso”.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.