El PSOE tilda de “indigno” que el alcalde llame “vándalos” a los vecinos de Santa Adela por denunciar las goteras en las cocheras 13732625703_e85735d926_o            El Grupo Municipal Socialista ha visitado hoy el barrio de Santa Adela en el Zaidín, donde existe un profundo malestar entre los vecinos por la acusación de vandalismo realizada por el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento hacia los propietarios que han denunciado la aparición de goteras en las cocheras comunitarias de la primera fase. Los inquilinos de estos inmuebles, construidos por Emuvyssa dentro del proyecto de reforma del barrio, achacan estas goteras a la mala impermeabilización de las cubiertas, “sin embargo, otra vez más, el alcalde escurre su responsabilidad y arremete contra los afectados”.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Paco Cuenca, lamentó que, de nuevo, el PP en vez de solucionar los problemas de los ciudadanos, “los sataniza y culpabiliza del resultado de unas obras mal ejecutadas que desde el primer momento están dando problemas a los propietarios”. El máximo responsable del PSOE explicó que a petición de los afectados, el grupo municipal se desplazó a la zona para “comprobar el estado de la cocheras, por lo que realizamos una pregunta por escrito al pleno para conocer los trabajos y la acciones emprendidas desde el gobierno de Torres Hurtado”.

La respuesta del Ayuntamiento, destacó Cuenca, “ha aumentado el malestar entre los vecinos, ya que, desde la plaza del Carmen, se achacan los problemas de goteras a actos vandálicos, rehusando cualquier tipo de responsabilidad o requerimiento a la empresa que ejecutó las obras. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los vecinos de las más de cien viviendas son mayores que, en estos momentos, se sienten realmente impotentes por la pasividad y discriminación de un alcalde incapaz de empatizar con los problemas ajenos”.

Para Cuenca, “está claro que el PP no quiere asumir que la ejecución de la obra ha puesto de manifiesto que el gran proyecto de Torres Hurtado para el Zaidín era tan solo una operación urbanística mal hecha, que buscaba tan solo un beneficio económico auspiciado por la especulación, sin tener en cuenta que los vecinos merecían una vivienda digna sin desperfectos”.

Por su parte, Manolo Palomar, uno de los vecinos afectados, recalcó la indignación de los vecinos ante la respuesta municipal y destacó que “Emuvyssa tiene centenares de reclamaciones por los desperfectos en el interior de las viviendas, asunto del que nadie se responsabiliza”. Por otro lado, criticó la falta de sensibilidad de los populares que “nos acusan de ser unos vándalos cuando aquí solo viven personas muy mayores, incapaces de acometer los hechos de los que nos acusan”.