El concejal socialista Néstor Fernández ha criticado la falta de atención que el gobierno municipal del PP presta a los mercadillos de la ciudad. Esta desatención es manifiesta en varios aspectos fundamentales para el buen funcionamiento de los mercadillos que se instalan en la capital. “Valga como ejemplo la escasez de agentes de la policía local encargados del control y seguridad de estos espacios comerciales, alguno de los cuales concentran a más de 10.000 clientes y más de 800 puestos”, precisó Fernández.

El socialista aseguró que en muchas ocasiones la presencia policial se reduce a cuatro agentes “con lo cual es imposible que se pueda hacer cumplir las ordenanzas municipales ni realizar el control de acceso a los vendedores que se instalan en los puestos que tienen adjudicados”. Por este motivo, añadió proliferan los vendedores no autorizados y manteros que aprovechan esta circunstancia para colarse en los mercadillos y hacer competencia desleal a los vendedores ambulantes legales, “que si pagan sus impuestos y las tasas municipales”.

Por la misma razón, denunció el socialista, la seguridad de los mercadillos también se ve comprometida ya que en muchas ocasiones no se hace respetar las distancias entre puestos y las vías de salida para casos de emergencia no están despejadas., “Ante la poca presencia policial los amigos de lo ajeno campan a sus anchas por estos recintos dándose numerosos casos de carteristas y tironeros”, matizó.

Fernández insistió en que la falta de atención también se pone de manifiesto en la limpieza de estos espacios ya que apenas hay contenedores donde depositar los embalajes y residuos que ocasiona la actividad, quedando muchas veces tirados en la calle, “sobre todo por aquellos vendedores ilegales que no tienen miedo a la sanción ya que nos son localizables por la Policía Local.”

El concejal criticó además que estos recintos carecen de urinarios portátiles a diferencia de otros espacios públicos como el Botellódromo. “Es necesario de que el equipo de gobierno se plantee la necesidad de estos urinarios, porque verdaderamente se hace muy complicado concienciar a los ciudadanos que no deben hacer sus necesidades en la vía pública sino se les ofrece una alternativa y unos servicios mínimos”, concluyó.