El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada ha reiterado la situación de dejadez que viven a diario los vecinos de las calles José Luis Pérez Pujadas y La Malahá, situadas en el entorno del Cubo de la General, una de las zonas de expansión de la ciudad, y que, según sus propios vecinos, está abandonada por parte del equipo de gobierno popular. Los residentes reiteran que las carreras ilegales y los botellones persisten ante la pasividad del PP, que no ha hecho nada por solucionarlo tras un año de denuncias.

La portavoz de los socialistas, Carmen García Raya, ha visitado hoy la zona, junto al resto de ediles de la formación, que han comprobado una vez más el malestar vecinal por estos hechos. La situación ha llegado a tal punto, precisó, que “los vecinos se están planteando cambiar de jurisdicción y solicitar pertenecer a Armilla, ya que se encuentran en la frontera con este municipio”. García Raya lamentó que “la intranquilidad de estos ciudadanos haya llegado a tal punto que quieran dejar de pertenecer a la capital porque desde el Ayuntamiento no se les ofrece ningún tipo de servicio a pesar de que pagan los mismos impuestos que el resto de granadinos”.

La concejala apuntó que es incomprensible que tras las quejas vecinales por las carreras ilegales, la única actuación emprendida desde el Consistorio haya sido modificar los aparcamientos para que los vehículos estacionen en batería. En este sentido, García Raya añadió “la necesidad de que se instalen en la zona badenes para controlar la velocidad de los automóviles, ya que la seguridad vial en una de la prioridades de estos ciudadanos”. Respecto al botellón, destacó que, si bien durante un tiempo se intensificó la presencia de policía local, en estos momentos, ha disminuido “lo que ha propiciado que se reaviven estos focos de botellón en las últimas semanas”.

“El alcalde dice que tiene controlado el botellón, pero ejemplos como el que denuncian estos vecinos ponen de manifiesto que ni mucho menos se ha erradicado. Exigimos más presencia de agentes de la autoridad porque los residentes de este barrio de la capital tienen el mismo derecho al descanso que los del centro”, añadió.

Durante la visita, los concejales socialistas pudieron comprobar la escasa presencia de contenedores de basura, una reivindicación que tampoco ha sido resuelta. “No hay casi puntos de reciclaje y la basura se retira a duras penas. Los vecinos se siente desamparados por este equipo de gobierno”, relató García Raya, quien también destacó “la exigencia de que se instalen columpios y zonas de recreo para los menores, ya que no hay ni una sola instalación de estas características en un barrio en el que residen varios miles de personas”.